Durante la tarde del viernes 6 de octubre, Don Carlos Javier concedió a sus dos hijas sendos títulos nobiliarios como Duque de Parma. Lo hizo después del acto anual de la Orden Constantiniana de San Jorge del Ducado de Parma en la Basílica de Santa Maria della Steccata. Luisa Irene recibió el título de marquesa de Castell’Arquato, y Cecilia María el de condesa de Berceto. Los alcaldes de ambas localidades fueron invitados a asistir a la ceremonia.