La presentación se realizará el 19 de abril en Pamplona, a las 7:30 de la tarde, en el salón de actos del Colegio Oficial de Médicos de Navarra. El libro será presentado por su autor, don Josep Miralles Climent, que obtuvo una mención especial por el proyecto de esta obra en la XV Edición del Premio de Historia del Carlismo Luis Hernando de Larramendi; acompañarán al autor en la presentación don Luis Hernando de Larramendi Martínez, presidente de la Fundación Ignacio Larramendi, don Juan Cruz Alli, ex-presidente del Gobierno Foral de Navarra, y don Manuel Martorell, periodista e historiador.

Invitacion_rebeldia_carlista

Al carlismo de los años centrales del siglo XX se le suele situar en el bando franquista. Algunos historiadores y miembros de grupos memorialistas se empeñan en tildarlo, además, de fascista, por haber conspirado y haber apoyado la rebelión contra la Segunda República. Otros historiadores y periodistas han obviado su existencia, así como la persecución de que fue objeto y su compromiso de lucha política antifranquista; han ocultado a la sociedad española y a la foránea estos hechos, porque para ellos sólo existían los grandes personajes o cuadros intelectuales, aunque no tuvieran una amplia base social comprometida que les siguiera. Sin embargo, el presente libro descubre un carlismo bien distinto, un carlismo popular que se ha querido ocultar porque no encaja en ninguno de los supuestos establecidos ni por la historiografía progresista ni por la revisionista. Josep Miralles ha dedicado varios años a realizar una investigación metódica y documentada que rompe los prejuicios establecidos.

A pesar de lo dicho -y si bien es indudable que el carlismo fue perseguido desde el minuto uno por la dictadura y se opuso sin ambages al régimen franquista-, ello no significa que tuvieran nada que ver ni con la izquierda -en particular el Partido Comunista, que fue casi la única fuerza que, como la carlista, se enfrentó al franquismo desde el interior de las Españas y por esa coincidencia le halagaba-, ni tampoco con las democracias formales homologadas de carácter liberal. El carlismo de esa la época, que se opuso con contundencia a una Falange filo-nazi y a una dictadura totalitaria, fue un colectivo monárquico tradicionalista, foral y católico, pero con unos planteamientos sociopolíticos que apuntaban un tipo de democracia no partitocrática, pero participativa y autogestionaria, construida desde la base de la sociedad con el concurso de los cuerpos intermedios, es decir, aplicando el principio de subsidiaridad para tratar de impedir un poder autoritario o absoluto y centralista, fuese este monárquico o republicano.

Este libro demuestra también de forma fehaciente que, durante la primera mitad del régimen del general Franco, no fue sólo la izquierda -y menos aún los pocos demócratas liberales que había-, los que se opusieron al régimen totalitario derechista del general Franco. No en balde se ha dicho que fueron los dos PC, es decir, los partidos comunista y carlista, las dos fuerzas numéricamente más importantes de la época que se opusieron a la dictadura y sufrieron una represión permanente.