El Correo

24/05/2018

Más de 150 personas caracterizadas de época recrearán en San Pedro el enfrentamiento que cambió la historia de Las Encartaciones

La pólvora, los gritos de guerra y los coloridos uniformes regresarán este sábado a las campas de San Pedro, en Las Carreras. Será con motivo de la primera recreación de la batalla de Somorrostro, el enfrentamiento más cruento disputado en la zona que dejó miles de muertos en 1874. Más de 150 voluntarios ataviados de época darán vida en Abanto a este episodio de la guerra carlista durante toda la mañana.

«No somos puristas. No nos obsesiona hacer una recreación completamente fiel ni lucir unos uniformes. Esto forma parte de una campaña de divulgación para dar a conocer esta batalla que lo cambió todo para Las Encartaciones», explicó ayer el director del centro Trueba, Ricardo Santamaría. Así, él recordó como tras la disputa los encartados perdieron, entre otros privilegios, el derecho exclusivo sobre sus montes. Con ello vendría el expolio de los mismos, lo que puso fin a la venaquería. Así, desde abril se vienen celebrando varias charlas en Muskiz y Abanto centradas en la época.

Aunque prime el mensaje sobre la forma, el encuentro de este sábado tendrá su espectacularidad. Habrá una quincena de caballos, medio centenar de uniformes cedidos por el museo Zumalakarregi y el Ayuntamiento de Balmaseda, y varios puestos de artillería desde los que se ambientará el enfrentamiento con pirotecnia y tracas de petardos para simular los disparos. Por cuestiones de seguridad, los fusiles serán simulaciones. Lo más destacable será el escenario real de la batalla, entre el campo de fútbol del Mortuero y las ruinas de la ermita de San Pedro. Allí se conservan los restos de las trincheras originales diseñadas por ingenieros zapadores militares catalanes. El Ayuntamiento de Abanto ha desbrozado la zona y ha rehabilitado un pequeño puente sobre el riachuelo de la Bárcena que protagonizará una de las dos arremetidas antes de que un cura interceda para conseguir una tregua.

Cruz Roja

Los asistentes podrán seguir la batalla a través de un perímetro habilitado por el que se podrán mover para ver el avance de las tropas. Además de los batallones, será llamativa la presencia de la Cruz Roja de la época, que participará atendiendo a los heridos y trasladando a los caídos. Santamaría señaló ayer que la batalla de Somorrostro fue precisamente su primera intervención en un conflicto de este tipo. También habrá tres fotógrafos llegados del extranjero que inmortalizarán el enfrentamiento, una zona de cantina donde se cocinarán alubias y un escenario recreando una carpintería.

Los figurantes se comenzarán a dar cita a partir de las 9.00 horas en el colegio Askartza Isusi y para las 10.00 horas se lanzarán los primeros cohetes desde el gimnasio. Entonces saldrán las brigadas liberales y carlistas, así como la Cruz roja con sus camillas. Para las 11.00 horas todos estarán en las trincheras y comenzará la batalla, que finalizará con un acuerdo hacia las 13.45. Los actos seguirán hasta las 15.30 horas, cuando la Junta Mayor dará un discurso arengando a las tropas. Habrá una comida popular, al precio de 12 euros. Los interesados pueden apuntarse en el email trueba@trueba.org o en el teléfono 94 636 04 36. Además del centro Trueba, colaboran con la recreación los Ayuntamientos de Muskiz y Abanto, el Museo Minero, las asociaciones culturales Alen, Gurguxa y Punta Lucero y la agrupación de usuarios de los Montes de Triano.