Hoy nos reunimos en Puente la Reina, a la sombra de Montejurra, para recordar y homenajear a dos de nuestros compañeros, recientemente fallecidos, Luis Doreste Manchado y Manuel Rego Nieto.

A Rego, tuve ocasión de saludarlo el año pasado, en este mismo lugar en el que ahora nos encontramos. A Luis, hace tiempo que dejé de verlo.

Conocí a Luis en la década de los sesenta en Sevilla. Visitaba la ciudad andaluza con relativa frecuencia, y era asiduo a nuestra fiesta carlista de El Quintillo.

Siempre disponía de tiempo suficiente para visitar a sus amigos carlistas y charlar, no solo de política, sino de cualquier tema de actualidad, pues era un buen y agradable conversador.

Coincidimos muchas veces en actos carlistas celebrados en cualquier lugar de España y, sobre todo en Arbonne al sur de Francia, en reuniones de Don Carlos con los responsables regionales del carlismo.

Nos hicimos buenos amigos y lo visité varias veces en su ciudad de Las Palmas, incluso comí alguna vez en su casa, con toda su familia.

Hace unos días y por la nota que envió nuestra Asociación para citarnos a este acto, me enteré de la triste noticia: el pasado 29 de diciembre de 2017 fallecía en Las Palmas de Gran Canaria, a la edad de cien años y ocho meses, Luis Doreste Manchado.

Fue jefe regional del Partido Carlista de Canarias y Caballero de la Real Orden de la Legitimidad Proscrita.

Sacamos de internet, algunos datos de su vida carlista.

En 1936, movilizados los carlistas por orden de Don Javier y Fal Conde, para su participación en la guerra civil, en noviembre, con 19 años, se alistó como voluntario, Boina Roja, y embarcó a la península, junto con su hermano Antonio y otros 87 requetés canarios.

Asistió a los actos de Montejurra, todos los años, hasta 1978, acudiendo también esporádicamente a los de Montserrat, El Quintillo, Villareal y Haro. Y como adjunto a la jefatura regional asistía a las reuniones de la entonces Junta Suprema de la Comunión Tradicionalista. Al fallecimiento de su padre en junio de 1965, fue nombrado por Don Javier, el 10 de marzo de 1967, jefe regional de Canarias.

Es de destacar su participación en el Montejurra de mayo de 1969, pese a la prohibición gubernativa, en los actos de protesta contra la expulsión de España de la familia real carlista -en diciembre de 1968-, el más importante, multitudinario y antifranquista de los celebrados hasta la fecha.

Asimismo, en diciembre de 1972 participó en el Manifiesto de las Fuerzas Democráticas de Canarias. Así como en la convocatoria de una Asamblea Constituyente que determinase el sistema político de España, con el reconocimiento de sus nacionalidades y regiones. Entre ellas Canarias como región y la creación de órganos autónomos para terminar con el centralismo que la misma sufría.

Colaboró en el complejo proceso de modernización del carlismo como partido democrático, federal y socialista, con un proyecto de autogestión global, con reuniones clandestinas en Villa Valcarlos (Arbonne), en el sur de Francia.

Es de destacar su participación en la rueda de prensa celebrada por la dirección del partido en el Hotel Los Tres Reyes, en Pamplona, con ocasión de los graves y sangrientos sucesos de Montejurra de 1976.

Ya en esos años actuaba activamente, en reuniones y proclamas, en el seno de la izquierda agrupada en torno a la Junta Democrática y, posteriormente, en la “Platajunta”, destacando la multitudinaria manifestación en Las Palmas de Gran Canaria, en julio de 1976, con la que concluía la “semana pro-amnistía”, que encabezó con otros dirigentes políticos, sindicales y sociales, con gran pancarta bajo el lema “Amnistía y Libertad”.

Tras la debacle electoral de 1979, la renuncia de Don Carlos Hugo al frente del partido y el nuevo escenario político, su actividad política fue decayendo hasta ser meramente testimonial.

Aunque desde 1973 tenía otorgada por Don Javier la Cruz de Caballero de la Legitimidad Proscrita no le sería impuesta hasta años después, con motivo de los actos conmemorativos de los 175 Años del Carlismo. Con 92 años, fue aquella una extraordinaria ocasión para compartir su lealtad y recuerdos, por última vez, con su querido Príncipe Don Carlos.

A toda su familia y especialmente hoy, que se encuentra entre nosotros su hijo José Luis, queremos expresarles nuestro mas sentido pésame por el fallecimiento de este querido y viejo amigo, compañero carlista.

Descanse en paz, Don Luis Doreste Manchado.

En Puente la Reina, a 5 de mayo de 2018.