Diario de Noticias (Navarra)

13/06/2018

La segunda fase de excavación de los restos del fuerte de San Juan en Arandigoyen concluyó el viernes tras 15 días de trabajo a pie de campo. Esta labor ha sacado a la luz una parte importante de los restos y ha traído consigo el descubrimiento de dos estancias cuya existencia se desconocía y sobre cuyos posibles usos están indagando los investigadores. Por contra, no ha aparecido la casamata, estructura militar dedicada a la artillería, por lo que se espera poder seguir consiguiendo financiación para continuar con el proyecto en nuevas fases. Los resultados obtenidos hasta ahora pueden conocerse el próximo día 24 en una visita guiada.

Este proyecto de valoración de los restos conservados del fuerte de San Juan de Arandigoyen lo coordina el historiador estellés Iban Roldán, que realiza una tesis sobre el Carlismo en Tierra Estella, bajo la dirección del profesor de la UPV-EHU Sergio Escribano. Las excavaciones cuentan con el apoyo del Grupo de Investigación en Patrimonio Construido de la UPV-EHU, del Ayuntamiento del Valle de Yerri, Fundación Caja Navarra, Museo del Carlismo, Asociación Turística Tierras de Iranzu e IES Tierra Estella.

CASAMATA DE ARTILLERÍA

Según explicó ayer el propio Iban Roldán, el objetivo de esta segunda fase era hallar la citada casamata. Por contra, según relata el investigador, han aparecido dos estancias anteriores, construidas por importantes muros de sillería y unidas por una estructura más sencilla de pared de mampostería. “Todavía no sabemos qué función tenían”, resumió Roldán, que añadió en este sentido que “lo único que teníamos era un grabado y una acuarela y eso era todo lo que sabíamos del interior. No existe ningún mapa cartográfico, al menos que hayamos encontrado”.

Roldán explicó que “en una parte de la excavación ya hemos llegado al fondo, al piso en el que los artilleros funcionaban. Hemos abierto bastante, casi seis metros por siete, es un espacio amplio. Lo tenemos definido pero esas casamatas de momento no han aparecido”. Por ello, se espera poder seguir con las excavaciones. “Merece la pena continuar, al menos una tercera fase, por la importancia que tiene”, aseguró Roldán, que añadió en este sentido que “puede convertirse en un incentivo turístico relacionado con el Carlismo. Está el museo, la representación de la Batalla de Lácar, Casa Munárriz en Abárzuza. Hay patrimonio”.

Precisamente, el próximo domingo 24 de junio, tras la representación de la batalla de Lácar el sábado, se ha organizado una visita guiada a la excavación del fuerte de San Juan en Arandigoyen. El recorrido supondrá una media hora de subida y después la explicación de los restos hallados. “Según nos vayamos acercando iremos explicando los distintos hallazgos de este año y del año pasado y daremos una vuelta por el perímetro para que los asistentes se hagan idea de las dimensiones y la forma que tiene el fuerte”, resume Iban Roldán, concluyendo que “los hallazgos de este año hacen que el conjunto cobre bastante monumentalidad”.

El equipo técnico de esta segunda fase de los trabajos ha estado compuesto por cuatro investigadores, a los que se han sumado voluntarios del IES Tierra Estella (alumnado y profesores), así como vecinos y vecinas de la zona.