El PSC-Units pretende que la Generalitat retire el monumento carlista de Montserrat, para lo cual ha presentado una propuesta de resolución en el Parlamento catalán. Ante semejante iniciativa la Asociación 16 de Abril, organización carlista de memoria histórica y pensamiento crítico, se ve en la obligación de manifestar su más profundo malestar.

Ubicado en la cripta-mausoleo del Terç de Requetès de Nostra Senyora de Montserrat, el monumento no tiene ningún carácter «franquista» como afirma erróneamente el PSC-Units. La argumentación expuesta en el Parlamento catalán confunde nuevamente al conjunto de los sublevados contra la II República en 1936 con el régimen que oprimió a los pueblos españoles durante los cuarenta años siguientes. El monumento no exalta el franquismo sino que recuerda el compromiso vital de unos carlistas que lucharon por unos ideales que luego fueron pisoteados por la dictadura. Su construcción no fue impulsada ni costeada por el Estado fascista, sino por el Carlismo catalán a través de una campaña de suscripción popular.

Montserrat, donde descansan los restos de los 319 voluntarios del Tercio fallecidos en combate durante la Guerra Civil de 1936-1939, fue el escenario donde se celebraban las concentraciones anuales del Partit Carlí de Catalunya cuyo carácter antifranquista nadie puede negar. No en vano el Carlismo pagó su oposición al fascismo con el bloqueo de su legalización como partido político en las elecciones constituyentes de 1977. Otros partidos, como el PSOE o la Unió Democrática de Catalunya, en cambio si fueron legalizados y pudieron participar en el proceso electoral.

Por todo ello, únicamente podemos manifestar que los políticos del PSC-Units han actuado o movidos por la ignorancia de lo que fue la resistencia antifranquista en Catalunya, o por afanes demagógicos. Es más fácil atacar a los difuntos Requetés que ya no pueden protestar que cuestionar la trayectoria de ciertas instituciones herederas del franquismo todavía vigentes.