El Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino de los Países Bajos ha anunciado que el príncipe Don Jaime de Borbón Parma se incorporará al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Durante estos últimos cuatro años Don Jaime ha venido desempañado su labor de diplomático holandés como Embajador ante la Santa Sede, en la Ciudad del Vaticano.

Su nuevo destino será Ginebra, donde se instalará a la vuelta del verano como asesor principal en el campo de la cooperación con el sector privado.

En declaraciones a la prensa holandesa Don Jaime ha explicado que “en todo el mundo, la creciente cantidad de refugiados es cada vez más alarmante. Esta situación supone una enorme responsabilidad para organizaciones como ACNUR. Creo que la experiencia de las empresas puede ser de gran valor, por ejemplo, en el campo del suministro de energía, de la vivienda, y de las Tecnologías de la Investigación y de la Comunicación, para dar una respuesta a este drama”.