Conferencia de Josep Miralles celebrada en el Ateneu Barcelonès el 25 de septiembre.