Diario de Noticias (Navarra)

09/11/2018

A. Irisarri

También se explica la especial y simbólica relación del movimiento con Montejurra

“El carlismo se sintió traicionado por Franco y terminó la dictadura en la oposición al régimen”

La decisión de Franco de expulsar definitivamente a la familia Borbón Parma fue la gota que colmó el vaso de los carlistas. Era diciembre de 1968 y los viejos requetés, los mismos que se pusieron de lado del general golpista en el 36, volvieron a lanzarse a las calles. Pero esta vez estaban en el bando contrario. Coincidiendo con el día de la juventud carlista, una columna de 2.000 boinas rojas, entre excombatientes, familiares y simpatizantes, partió en manifestación desde la iglesia de San Cernin de Pamplona hasta el Gobierno civil. Allí esperaba la Policía Armada, que por primera vez llevó casco antidisturbios quizá previendo la virulencia de quienes se consideraban traicionados por el dictador. No andaban muy desencaminados: para la posteridad quedó una batalla campal nunca antes vista que terminó con 20 policías heridos.

Esa escena, insólita y que ahora cumple 50 años, sirve como percha para el ciclo de conferencias sobre el papel del carlismo durante el franquismo que hoy arranca en el Palacio del Condestable de Pamplona con la ponencia de Manuel Martorell, periodista e historiador, que abre las charlas que se realizarán con motivo de la exposición Montejurra, la montaña sagrada. Una muestra que repasa la simbólica vinculación del movimiento político con el monte estellés, en el que se vivieron episodios históricos de la Navarra reciente, como el acto de 1969 que convirtió a Estella en “una ciudad sin ley, donde se quemaron retratos de Franco y se le gritaba traidor”; o los sucesos del 76, cuando la extrema derecha mató a dos miembros del Partido Carlista que, desde hacía tiempo, había formado parte de la oposición frontal al régimen de Franco.

DATOS PARA COMPRENDER

Se trata de una exposición que, a juicio de Martorell, es una “buena aportación para aquel que quiera conocer realmente cómo fue el carlismo durante la dictadura”, desde un punto de vista histórico y sin afán partidista. Los ocho ámbitos expositivos de la muestra distinguen tres periodos en los que el carlismo se comportó de diferente manera. “Entre 1939 y 1955 se produce un rechazo al régimen, que no se acepta;entre 1955 y 1966, el carlismo intenta aprovechar la apertura del franquismo a EEUU y Francia para tener más influencia y cambiar el régimen desde dentro;pero a partir de 1966 se constata que cambiar el régimen es imposible y comienza un periodo de distanciamiento progresivo que culminará con el carlismo plenamente enmarcado en la oposición a Franco”, explica, recomendando a los asistentes que inviertan al menos una hora para entender bien la exposición de un movimiento político complejo. “Si vamos con el esquema de partido tradicional, no entenderemos el carlismo, que es un movimiento político con cuatro ideas generales y que de alguna forma cada uno entiende a su manera. Pero la exposición da datos a quien realmente quiera saber qué pasó”.

EXPOSICIÓN MONTEJURRA, LA MONTAÑA SAGRADA

Hasta el 16 de diciembre. El Condestable de Pamplona acoge la exposición Montejurra, la montaña sagrada, hasta el 16 de diciembre, organizada por la Fundación Amigos de la Historia del Carlismo con la ayuda del Museo del Carlismo y el Ayuntamiento pamplonés. Habrá conferencias, todas a las 19.30h: hoy, Manuel Martorell sobre el carlismo frente a franquismo. El día 16, José Ángel Zubiaur sobre las Cortes Trashumantes;el día 23, Rosa Marina Errea repasará la figura de Javier María Pascual;el 27, Juan Francisco Cerrillo hablará sobre la campaña de Biafra;y el 14 de diciembre, Carlos Muntión recordará el episodio del Monasterio de Valvanera.