Diario de Noticas (Navarra)

27/02/2019

Quieren evitar “nuevas amenazas” que se sumen al polígono de tiro y a la planta de lodos

Las localidades del entorno de Montejurra se han unido para, con el apoyo y el asesoramiento del Gobierno de Navarra y coordinadas desde el Ayuntamiento de Estella-Lizarra, dotar de una protección integral a la emblemática montaña declarándola Paisaje Singular Protegido y otorgando a las propias entidades locales herramientas para evitar “nuevas amenazas”.

Y es que, “son muchos los peligros que Montejurra tiene en sus alrededores, desde la planta de tratamiento de lodos industriales en Igúzquiza hasta el campo de tiro que tiene el Ejército;y lo que queremos es que cuente con una protección especial y evitar así más amenazas”, comentaba ayer al respecto el alcalde de Estella, Koldo Leoz (EH Bildu), que fue quien impulsó en 2017 esta iniciativa transmitiendo al departamento de Medio Ambiente la preocupación existente en la Merindad.

Hace unos días se celebró en la ciudad del Ega una reunión en la que participaron los distintos ayuntamientos con terrenos o faceros en Montejurra así como la directora general de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, Eva García; la directora de Ordenación del Territorio, Carmen Ursúa;la jefa de Negociado de Paisaje, Ainhoa Irizar;además de técnicos del departamento y de la Sociedad Pública de Gestión Ambiental de Navarra (GAN-NIK).

En aquel encuentro el departamento presentó un documento inicial -en el que ha estado trabajando durante varios meses, ya que además de sus 36 páginas contiene distintos planos, mapas de caminos, etc-, para establecer un grado de protección ambiental y paisajística a Montejurra y en el que se proponen distintas medidas que podrían tomarse y que ahora hay que concretar. Las entidades locales tienen un plazo para aportar sus propuestas (por ejemplo en lo que se refiere a la delimitación) antes de que se redacte el documento definitivo, que incluirá un proceso participativo en el que podrán intervenir también los ciudadanos.

Los inicios

Leoz recordó ayer que en el año 2017, “debido a las obras sin licencia que empezó a hacer el Ejército, a las continuas maniobras militares y a la creciente oposición popular en la zona contra la planta de lodos, asumimos desde EH Bildu Lizarra el trabajo de unificar a todos los pueblos del piedemonte de Montejurra para pedir a Medio Ambiente la elaboración de una ley o decreto foral que estableciese una figura de protección para Montejurra y nos dotase a los ayuntamientos de la zona de una herramienta útil para evitar nuevas amenazas y acabar con las existentes. No solo nosotros, éramos varias las localidades que teníamos distintas problemáticas y coincidíamos en esa necesidad de buscar protección”, señaló.

Tras aquella reunión siguieron algunas más con la asistencia de distintos ayuntamientos y, tras un año largo de trabajo, el departamento ya ha elaborado ese primer documento con distintas posibilidades y que permite por supuesto la participación de los ayuntamientos como únicos promotores de esta iniciativa.

En la última reunión, que tuvo lugar el jueves pasado en el ayuntamiento de Estella, estuvieron representadas todas las entidades locales con terrenos en Montejurra (Aberin, Arellano, Ayegui, Dicastillo, Estella, Igúzquiza, Luquin y Morentin), así como aquellas que comparten faceros (Arróniz, Barbarin, Urbiola y Villamayor de Monjardín).

Un órgano, la partida…

Si finalmente existe un consenso se firmaría un convenio conjunto para pedir al departamento Medio Ambiente la elaboración de un documento urbanístico ya definitivo para la protección de la montaña.

Y es que, Leoz explicó que, según les transmitió la directora general de Medio Ambiente, “es la primera vez que varios ayuntamientos inician un proceso conjunto de estas características para elaborar un documento de protección”, por lo que el Ejecutivo ha decidido asumir íntegramente la elaboración del mismo.

Una de las ideas que ya ha surgido en estas reuniones es la de crear un nuevo organismo, -en el que por supuesto estén representadas todas las localidades afectadas-, cuyos cargos vayan rotando entre los miembros y que se reúna con una cierta periodicidad. También Estella propuso destinar una partida económica fija anual para ese organismo, “por ejemplo en función del número de habitantes”, para desarrollar distintas acciones en Montejurra, como puede ser por ejemplo reforestar, la mejora de caminos, etc.