Entiendo por relaciones de pareja las establecidas voluntariamente entre dos personas, nacidas del amor, basadas en la lealtad, con carácter duradero y con pretensiones de futuro.

La disparidad de creencias entre ellas, ¿puede afectar a su relación?. Si existe el debido respeto entre ellas, no. Antaño, eran conocidos los casos de maridos increyentes que dejaban a sus mujeres la práctica de su religión y que los hijos fueran educados en ella.

Pero desgraciadamente ese respeto no se da siempre en la práctica. Quizá no es fácil. Seguramente porque de las creencias dimanan los valores que rigen nuestra conducta.

Dentro de la misma pareja, puede darse el caso de que un miembro siga aferrado a un concepto heredado -dogmático, cerrado y subordinado a la jerarquía- de la religión, mientras que el otro, por conversión personal, haya evolucionado a una comprensión abierta de la fe. Lo curioso es que -creo- esa evolución se da hoy mayoritariamente entre las féminas. Se rebelan contra la subordinación que la estructura patriarcal les impone.

¿Es de extrañar el choque entre ambas concepciones que puede llegar a desembocar en la misma ruptura de la pareja?

De los valores derivados de las creencias, nacen también las metas a perseguir en la educación de los hijos. ¿Forjar sujetos que lleguen a la libertad responsable? ¿O seres blandengues, sin resistencia a la frustración, a quienes se les consienten todos los caprichos, hasta convertirlos en tiranuelos irascibles? ¿O sujetos a una rígida obediencia que anula su voluntad y les hace vivir atemorizados, sin posibilidad de tener un criterio propio?

Las creencias pueden también darnos capacidad de resistencia ante la ola de consumismo compulsivo que nos invade. ¿Y si sólo las tiene un miembro de la pareja, mientras el otro es víctima de la propaganda machacona, con propensión a sucumbir a ella?

En la decisión de tener hijos, su número y el espacio entre ellos, amén de otros factores, intervienen también las creencias. ¿Qué pasa si uno pretende que vengan todos los que Dios quiera y el otro ve natural el empleo consensuado de medios anticonceptivos?

¿Nos extraña que hoy en las ciudades haya más mascotas que niños?. ¿A qué creemos que se debe?