Diario de Noticias (Navarra)

13/04/2019

Fermín Pérez-Nievas

Había pensado dedicar este espacio de esparcimiento semanal a la candidata del PPN en Madrid que apostaba por que los concebidos no natos formaran parte de las familias y cotizaran a la hora de recibir subvenciones. Pero de verdad, no merece Diaz Ayuso (es la ínclita) que le dedique ni una letra más. La indigna, ignorante y desnortada campaña de los seguidores de Pablo Casado habla por sí misma.

Prefiero abrir esta ventana para quien dedica buena parte de su tiempo y de su vida a una causa. Una causa de la que luego nos beneficiamos muchos pero cuya memoria suele quedar arrinconada y que no siempre acaba siendo reconocida. En su momento lo viví en mi piel, viendo cómo mi padre consiguió que el Estado, después de más de dos décadas, reconociera que Ricardo García y Aniano Jiménez habían sido víctimas del terrorismo cuando un incipiente GAL los asesinó en la falda y en la cumbre de Montejurra.

De ese misma materia están fabricados también Pablo Lorente, Joseba Amenedo y muchos de sus compañeros de la plataforma Ribera + Centrales No. Su lucha contra la centrales térmicas de Castejón nació hace más de 20 años. Más allá de que estuvieran en contra de que una instalación de este tipo se construyera en su pueblo, las sentencias comenzaron a darles la razón sobre el hecho de que no se instalaron de acuerdo a las leyes que debían tener en cuenta entonces y estaban a 500 metros de Castejón cuando debían estar a 2.000. Bien es cierto que, a posteriori, el Gobierno de Navarra de UPN en 2005 cambió las reglas de juego a mitad de partido, bajando la canasta para que les fuera más fácil encestar. Siete sentencias y una década más tarde, el Tribunal Supremo ha decretado la ilegalidad de la autorización que se dio a la segunda central de Elerebro, pero ningún juez se atreve a ejecutar la sentencia.

¿Quién le pone el cascabel al gato? ¿Quién se atreve ahora a ir contra las empresas eléctricas y decirles que desmantelen la central? ¿Quién indemnizará a la empresa si se cumple la sentencia ya que al final siguió los dictámenes de las administraciones? Las irregularidades de aquellos años de los gobiernos de UPN y los ayuntamientos del PSN en torno a las térmicas se han ido publicando pero se nos olvidan. De vez en cuando habría que recordarlas. La tenacidad de personas como Lorente o Amenedo es necesaria y gracias a gente como ellos se avanza con más seguridad.