Deia (Blog)

13/04/2019

Vicente Huici

“¿Quiénes eran los requetés, tío Vicente?” Mi sobrina tiene un examen de Historia Contemporánea. ” Los requetés eran los voluntarios que apoyaban militarmente al Partido Carlista “

Y ella :”Pero, ¿ por qué se llamaban requetés?” Y yo: ” Hay varias interpretaciones, pero la más admitida es que se debe a que en las Guerras Carlistas del siglo XIX, iban tan mal vestidos que la gente les cantaba ” Soldado, tápate, que se te ve el requeté ” , o sea el culo” ( Risas por ambas partes).

Cuando he colgado el teléfono me he dado cuenta de que todo lo que sé sobre el Carlismo, lo he tenido que descubrir por mí mismo, más allá de los libros. Y sin embargo lo tenía muy cerca. A decir verdad, me rodeaba.

Un día descubrí una boina roja y un viejo mauser en el desván de la casa de la Rochapea de mi abuelo Vicente. En otra ocasión mi madre se sorprendió de que en el campamento al que solía ir en verano, y que organizaban los Hermanos Maristas junto con la OJE en la Ulzama, hubiera aprendido , además del Cara al sol, el Oriamendi, y me prohibió cantarlo en público. Todavía lo recuerdo perfectamente: “¡Por Dios, por la Patria y el Rey, lucharon nuestros padres, por Dios, por la Patria y el Rey lucharemos nosotros también! Lucharemos todos junto, todos juntos en unión, defendiendo la bandera de la Santa Tradición…”

Más tarde,por casualidad, me enteré en una conversación con unos primos de que su abuelo había sido el dirigente carlista más conocido de Pamplona, y , poco después, que a mi abuelo Ataúlfo, miembro destacado del PNV, le había salvado el pellejo Ignacio Baleztena, asegurando que era de comunión diaria. Y también, escuché entre susurros, que otro tío, por parte de mi madre y reconocido alcalde y diputado, se había apuntado al requeté días antes del 18 de julio de 1936, con la condición de no ir al frente del Norte para no matar a “ningún hermano vasco” .

Nunca he llegado a comprender este silencio programado y fielmente mantenido en mi familia durante muchos años, y tanto más por cuanto el final de la Guerra Civil les había colocado, aún con matices, en el lado de los vencedores. ¿ O es que, en realidad , no habían vencido?