Diario de Noticias (Navarra)

04/05/2019

Está programada para el 2 de junio, un día antes de cumplirse 40 años de la muerte de la activista

Aunque su figura siempre goce de un homenaje anual en Tudela, el recuerdo de Gladys del Estal sobrevolará aún con más fuerza la Marcha Antipolígono que, este año tendrá lugar el domingo 2 de junio. Justamente un día antes de que se cumplan 40 años de la muerte de la activista vasca durante una protesta antimilitarista y ecologista en la capital ribera, a causa de un disparo durante una carga de la Guardia Civil. Una efeméride que se redondea en cifra y que, décadas después, sigue sirviendo como reivindicación de “unas Bardenas para la paz”.

La Asamblea Antipolígono presentó ayer en la capital ribera la programación de este evento que sigue manteniéndose tras 32 años de andadura. Como de costumbre, los asistentes se concentrarán en Aguilares a las 11.30 horas y emprenderán la marcha hasta el acuartelamiento militar de Bardenas a las 12.00 horas. La jornada finalizará, como es tradición, con una comida de hermandad en la Ermita del Yugo.

Asamblea Antipolígono, Ecologistas en Acción, EKA y la Plataforma No a la Guerra de Ejea y Pueblos vuelven a hacer un llamamiento para que la sociedad civil “retome el pulso” de las protestas por la presencia del Polígono de Tiro en Bardenas Reales y, de esa forma, pueda “llegar a confluir con el rechazo institucional” en la recta final del convenio entre el Ministerio de Defensa y la Comunidad de Bardenas que sustenta el uso de la zona de la instalación.

Dicho convenio, como recordaron ayer Milagros Rubio, Eduardo Navascués, Jesús Rubio, Begoña Aguirre, Jesús Biota y Ana Mari Ruiz, se prorrogó automáticamente en 2018 por otros 10 años, doblando el canon que recibe la Comunidad de Bardenas a cambio de la presencia militar para maniobras y ejercicios desde los 7 hasta los 14 millones de euros anuales.

Desde la Asamblea Antipolígono insistieron en el papel que, a su juicio, debería jugar el Gobierno de Navarra de cara a proveer a los ayuntamientos congozantes de recursos económicos que pudieran reemplazar a los pagos de los que se benefician merced al canon de Defensa. Asimismo, denunciaron una vez más el aumento de los ejercicios y maniobras con fuego real en los últimos años, demandando de nuevo información a Bardenas y al Ministerio de Defensa sobre las causas de ese incremento.

Por otro lado, la asamblea vuelve a incidir un año más en las razones medioambientales para marchar contra esta instalación. Según detalló Navascués, de Ecologistas en Acción, el acuartelamiento “arremete de forma brutal contra las especies de flora y fauna que habitan Bardenas, como el águila real, el buitre leonado, el alimoche, la avutarda o la alondra de Dupont, entre otras”. – M. Arilla