Valencia, 5 de julio de 2019

Alteza:

Con motivo de su visita a Gijón (Asturias) el pasado mes de marzo se publicaron en la prensa local dos entrevistas. Una aparecida en el diario La Nueva España, coincidiendo con la estancia, y otra publicada posteriormente, con fecha 3 de junio en un medio on line, El Cuaderno Digital

En una sociedad tan cambiante y crispada como actualmente está la española  no es fácil mantener el sosiego y realizar análisis y propuestas que se desmarquen del chalaneo cotidiano y apuesten por un futuro basado en los valores del respeto, la solidaridad, la democracia participativa,  el pluralismo y la confianza. Y hacerlo, además, desde los principios ideológicos que el Carlismo ha propugnado desde sus orígenes.

He leído vuestras declaraciones con el ánimo esperanzado. Compruebo que la militancia, la lealtad, el compromiso y la dedicación a la Causa carlista continúan inalterables. Y compruebo, asimismo, que os mantenéis en  el camino que trazó Carlos Hugo -con los carlistas- adaptándolo en cada momento concreto.

Junto a doña Cecilia y a doña María de la Nieves fuisteis tanto para vuestro padre, el viejo Rey Javier, como para vuestro hermano, una colaboradora incondicional e insobornable, y continuáis siendo para vuestro sobrino Don Carlos Javier una referencia insustituible por vuestra dilatada experiencia y por el conocimiento de la realidad social española. La familia Borbón-Parma es una dinastía que trabaja por un proyecto cívico-político compartido en equipo, aunque con realidades y vivencias distintas en cada uno de sus miembros.

La valentía y la honestidad ideológica -y la lucidez intelectual y la sutil ironía- con que abordáis en las entrevistas algunos aspectos de la actualidad española -como el factor monárquico y el desafío independentista- y las respuestas carlistas que proponéis pueden resultar en el momento actual duras y provocadoras, pero responden plena y totalmente a las más acrisoladas vivencias carlistas. Forman parte de nuestro ADN histórico. También debo de expresar que no acabo de compartir algunas, muy pocas, de las formulaciones que propugnáis, más en la forma que en el fondo, pero el debate político y las expresiones plurales son parte de nuestros principios democráticos;  y por supuesto, mis pequeñas diferencias también sirven para poner en valor, aún más si cabe, vuestro discurso.

Hacer públicas mis felicitaciones y agradecimientos por estas oportunas declaraciones es un deber de compañero de conspiraciones y luchas, y digo esto con todo afecto y admiración. De luchas y fatigas pasadas, y sobre todo venideras. La Dinastía y los carlistas -todo el Carlismo en su totalidad- solo tiene sentido si se proyecta hacia el futuro, para conquistarlo.

            Respetuosamente.

                       Josep M. Sabater

Vicecanciller adjunto para la Corona de Aragón de la Real Orden de la Legitimidad Proscripta.