Este sábado se ha celebrado en Gilet (Camp de Morvedre) el encuentro carlista que anualmente convoca por estas fechas del inicio del período vacacional la familia Torres-Ferrando. Este reunión informal fue instituida, hace ya varios años, por Trinidad Ferrando, dama de la Real Orden de la Legitimidad Proscripta, y que tras la muerte de la ejemplar militante carlista todos sus hijos han continuado con su organización en recuerdo y memoria de su madre.

Ha presidido la celebración la Infanta doña María Teresa de Borbón-Parma. A la “paella”, ritual y plato tradicional de la gastronomía autóctona, han asistido carlistas de diversas comarcas valencianas (l’Horta, l’Alacantí, la Plana, el camp de Túria, l’alt Palància, etc.) así como compañeros venidos de Catalunya y Castilla.

Durante el encuentro se ha informado de la próxima visita a las tierras valencianas de Don Carlos Javier y Doña Ana María, prevista inicialmente para los días 9, 10 y 11 de noviembre próximos.

El acto ha coincido con el aniversario de doña María Teresa que ha recibido las felicitaciones de todos los carlistas asistentes. La Infanta antes del brindis final por el Jefe de la Dinastía ha pronunciado unas breves palabras. En ellas ha señalado que: “Estoy muy feliz de estar con vosotros en Valencia porque durante los tiempos de la clandestinidad residí aquí largas temporadas, siendo así la informadora de mi hermano Carlos Hugo, que de este modo recibía desde Valencia noticias del Carlismo y de la vida política general. Quiero haceros una reflexión histórica, los carlistas nunca hemos estado en el poder, pero si se considera estar en el poder influir en la sociedad para hacer propuestas que modifiquen el futuro político de un país, hemos estado en el poder desde el principio. Primero cuando surge el Carlismo, con el reclamo de los Fueros, como un derecho de los pueblos de España, y si hubiese escuchado la voz del Carlismo no hubiéramos llegado al actual enfrentamiento territorial. Luego con Carlos Hugo, la propuesta de la triple autogestión, cuando en el panorama mundial hoy se reivindica la democracia ciudadana, una democracia más cercana y conectada con el pueblo. Con Carlos Javier hoy, el reclamo de una transición ecológica que el mundo necesita. Si estas tres propuestas creemos que si se pusieran en práctica la sociedad española podría encaminarse hacía una mayor justicia social y una mayor prudencia ambiental. Todo esto lo hemos hecho sin abandonar nuestras tradiciones, nuestra fe, como lo he dicho muchas veces, como un bien del pueblo, y nuestro deseo de actuar en los ámbitos políticos del país. Es mi deseo más ferviente que junto con los amigos presentes seguro lograremos“.