Levante

30/11/2019

Juan Nieto Ivars

Mantiene su reivindicación a la corona pero sin enfrentamientos con Felipe VI

El carlismo es el movimiento político más antiguo de España y el duque de Parma, de 49 años, su máximo representante. Estos días está en València para jurar els Furs, las leyes propias valencianas que fueron abolidas por su antepasado, Felipe V. Promueve un sistema federal alejado de extremos.

¿Qué es ser carlista en el año 2019?

Personas preocupadas por la justicia social, las diferencias entre pobres y ricos, el cambio climático y que apostamos por una economía circular, la agricultura regenerativa o el corredor mediterráneo. Ser carlista es buscar constantemente el diálogo.

¿Se considera el heredero legítimo de la corona española?

Los españoles son dueños de su destino y ellos escogerán lo que crean conveniente, pero no puedo renunciar a mis obligaciones.

Entonces, ¿qué es España para usted?

España es una colección de naciones y de culturas diferentes con ciertos valores comunes. Eso es bello y es también donde está la fuerza de España, la diferencia entre nosotros nos hace más fuertes. Si toda España fuese igual, sería un país aburrido, somos diferentes y aprendemos el uno del otro.

Cualquier persona que le escuche podría pensar que es un líder político de izquierdas.

Yo no estoy en desacuerdo ni con la derecha ni con la izquierda si son inteligentes. Yo estoy más en el centro, pero eso no quiere decir que no haya buenas ideas en la izquierda o en la derecha si no vienen de los extremos. Los extremos nunca funcionan.

Plantea un sistema político en el que parece que la figura de un rey es innecesaria.

El papel del rey en este sistema debería de ser el de una persona que ideológicamente está por encima de los partidos. Que no tenga una opinión política, pero que esté ahí para asegurar derechos y obligaciones de los pueblos.

¿Usted reconocería a Cataluña como nación?

En un sistema federal, sí.

¿Y a la Comunitat Valenciana?

Claro.

Usted va a jurar el Furs durante su visita a València, una paradoja porque fue un Borbón, Felipe V, quien los abolió.

Mi dinastía y los carlistas siempre hemos defendido los fueros. Son la máxima expresión de la convivencia y respeto entre todos los españoles.

¿Qué responsabilidad tiene la monarquía española con lo que sucede en Cataluña?

Hay que revisar la Constitución de 1978. Fue creada en la transición y ahora estamos bastante más avanzados.

Le he preguntado por la responsabilidad de la monarquía…

Todos tenemos nuestra responsabilidad con lo que está pasando en Cataluña, la monarquía también. Tenemos que dialogar, hablar con el otro, no enfrentarse o polarizar el debate. Cada uno de nosotros tiene esa responsabilidad.

¿Cómo se conjuga la fórmula federal con el carácter tradicionalista de los carlistas?

El movimiento carlista tiene una larga tradición, pero siempre ha tenido la capacidad de adaptarse y mirar hacia el futuro. El carlismo es una solución para los actuales problemas de España. Si solo fuéramos tradicionalistas, no evolucionaríamos ¿Tenemos valores cristianos? Sí, y eso es muy importante, porque significa que estamos en contra, por ejemplo, del racismo, pues todos somos hijos de Dios, sin diferencias.

En esta versión actualizada del carlismo, ¿cómo queda el concepto de Dios?

La fe es de cada individuo, yo no puedo ponértela o quitártela, pero los valores que están en nuestra religión cristiana valen la pena. Debemos aceptar que forman parte de nuestra cultura y cada individuo debe decidir cómo actuar en este sentido.

¿Le inquieta la llegada de la extrema derecha a las instituciones?

Los españoles han votado y ese es su derecho. Si estoy de acuerdo o no con lo que se ha escogido para mi es irrelevante, aunque todos los extremos me preocupan.

¿Usted se presentará alguna vez a las elecciones en España?

Yo no represento a un partido, sino a un movimiento de la sociedad civil. Estoy aquí para defender valores, ideas y diálogo. No creo que pueda ayudar desde la política, no me veo como político.

Franco echó a su familia de España…

Hasta en cuatro ocasiones.

¿Siguió su exhumación del Valle de los Caídos?

Nací fuera de España, porque nos expulsó. Encuentro su exhumación de muy poco interés.

¿Cuándo fue la última vez que habló con Felipe VI?

Hace siete u ocho meses.

¿Y qué le dijo?

Estábamos en una boda y no hablamos mucho.

¿Alguna vez ha tenido una conversación con Felipe VI como la que estamos teniendo usted y yo?

No, cada uno tenemos nuestro trabajo.

¿La familia Borbón se reconciliará alguna vez?

No lo sé, no tengo ninguna bola de cristal.

¿Qué nota le pondría a los actuales Reyes de España?

(Pausa) Tengo una buena relación personal con ellos. Esa es mi respuesta.

Este viernes hubo otro atentado terrorista en Londres. ¿Hacia dónde se incline el mundo?

No lo sé, pero lo importante es construir una Europa más unida y más fuerte de lo que es. Sé que es muy difícil, pero la pluralidad de Europa, que es tan diversa, es también su fuerza. Los soluciones que encontremos a los problemas de España nos pueden servir también en Europa, y viceversa. Si fuéramos iguales seríamos bastante aburridos y no llegaríamos a ese cambio social que considero necesario.

Parece un hombre satisfecho con su familia, ¿está orgulloso de lo que su dinastía ha aportado a España?

Sí, pero el trabajo nunca termina. En el carlismo no hay un final porque es un trabajo constante.